¿Necesitas ayuda ahora mismo?

Practicar la gratitud funciona

Practicar la gratitud puede ser el mejor secreto para ayudar a reducir el estrés y a sentirse mejor. Practicar la gratitud todos los días puede ser sumamente beneficioso para nuestro bienestar físico y emocional.

Aprende más sobre cómo practicar la gratitud y encuentra recursos que te pueden ayudar.

Ideas para practicar gratitud

Piensa por qué sientes agradecimiento por ti mismo.

¿Sientes agradecimiento por tu buena salud? ¿Por el proyecto que terminaste? Se amable contigo mismo y agradece el haber salido adelante durante un año difícil, aún si no lograste todo lo que querías hacer.

Escríbele una carta a un amigo o llama a alguien y diles que sientes agradecimiento por ellos y por qué.

Piensa en alguien que hizo o dijo algo que cambió tu vida para bien: Alguien a quien nunca le agradeciste como deberías; alguien en quien quizás no hayas pensado o que no hayas visto en un tiempo. Escríbele una carta de agradecimiento.

Hazle un favor a alguien con quien te sientes agradecido, o si puedes, considera trabajar como voluntario

Deja comida o mercado, una planta o una tarjeta en la puerta de un amigo. Considera trabajar como voluntario para una organización o una actividad donde puedas ayudar a otros, manteniendo el distanciamiento social y llevando una mascarilla o tapaboca.

Escríbele una carta a uno de los héroes que son trabajadores de primera línea.

Envía una carta al heroico personal que trabaja en la primera línea de defensa contra la pandemia del COVID-19 (en tu hospital local, en un hogar para ancianos, en una escuela o en un supermercado) o a un miembro del ejército, ya sea por correo o por vía electrónica.

Escribe un diario de gratitud.

Una vez por semana, toma de 10 a 15 minutos y escribe los nombres de personas, lugares, objetos, recuerdos o eventos por los que sientes agradecimiento.

Cómo sobrellevar el duelo.

No estás solo. En estos momentos, muchos de nosotros estamos en duelo. Por la pérdida de seres queridos debido al COVID-19. Por la pérdida de la cercanía con nuestros familiares o amigos. Por la pérdida de un estilo de vida que llevábamos antes.